Carlos Amat

Redacción 14 febrero 2007 Opinión
Imagen de Carlos Amat

EL DIFUNTO COMERCIO, TRADICIONAL Y URBANO, DE PAMPLONA Verdaderamente, no se esta cubriendo de gloria nuestro Ayuntamiento con la defensa del comercio urbano (No hay otro) de su ciudad. El cierre más que probable de Unzu y otros seis comercios más próximamente – Sumémosle a esto todos los que han cerrado con anterioridad; mas los muchos otros, que de seguir así la cosa, cerraran en el futuro – no es sino la consecuencia directa de una política de acoso y derribo de nuestro comercio urbano. El mirar para otro lado, mientras Pamplona es asediada y asfixiada, comercialmente, por miles de metros comerciales desde esos Centros Gigantes (superficie Record en España por número de habitantes), es, cuando menos, un enorme acto de cobardía. Y ahí sigue nuestro ayuntamiento sin acto presencial alguno en expedientes, ni impugnación de permisos, ni nada de nada. Esta política está teniendo un efecto demoledor en el comercio de Pamplona: Devaluación de los locales urbanos (En muchos casos jugando con la jubilación de sus propietarios); Desertización y deshumanización de nuestras calles con potenciación, indirecta, de la delincuencia; Diezmar de servicios de abastecimiento y de trabajo a los ciudadanos, en los puntos cercanos a su domicilio; la aparición de getos; promover la súper utilización de los vehículos privados (con claros efectos contaminantes) y un largo etcétera que nuestros gobernantes y políticos conocen muy bien. En este tema no se puede jugar a dos bandas; hay que estar solo con la banda de la razón y la honestidad. Estas actuaciones macro comerciales no son otra cosa que parásitos especulativos de las ciudades, al lado de las que se sitúan, y de las que extraen la clientela y todas sus otras necesidades (comunicaciones, facilidad de abastecimiento, personal) y con las que no contribuyen en nada. Es un claro enfrentamiento de intereses, donde los pequeños ayuntamientos de la cuenca solo buscan financiarse, a costa de usurpar protagonismo comercial a Pamplona. ¿O es que estos gigantes vivirían igual si no estuviesen a las puertas de nuestra ciudad? ¿Serian rentables, estos grandes centros, en medio de la bardenas? En un mercado de libre competencia nuestros representantes públicos deberían de ser exquisitamente cuidadosos; no favoreciendo, en nada, a la instalación de estos gigantes comerciales. Y puestos a favorecer a alguien que lo hagan, en una discriminación positiva -Usando su propia expresión política- , hacia el comercio urbano. Hacia el comercio nuestro, el de aquí: un comercio con cara, nombre y apellidos, favorecedor de empleos dignos; que acerca los servicios a todos; con una calidad de artículos equilibrada; que humaniza la ciudad; que rentabiliza las estructuras urbanas, contribuyendo a las arcas municipales y un largo etcétera donde todo, todo, son ventajas para la ciudad de Pamplona y por ende para sus ciudadanos. Y lo peor de todo es, que nuestros políticos siguen callados. Seguramente hablaran cuando, con la consumación ultima de los hechos, la cosa no tenga arreglo; en una clara actitud de escurrir el bulto y de “toro pasado”. Este, ya, esta empezando a ser el modo de hacer de algunos estamentos públicos que después de contribuir a la devastación del comercio urbano, ahora le escriben loas y lo ensalzan, en sus verborreicos discursos. Carlos Amat

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 4 de abril de 2006