Diego de Miranda

Redacción 7 diciembre 2006 Opinión
Imagen de Diego de Miranda

NAVARRA NO TIENE NADA QUE GANAR Las consecuencias de una  fabulación romántica de la Historia se descubren cuando  su sentimentalismo mágico  pone en pie de guerra a individuos,  grupos humanos  o pueblos sin otro impulso que un resentimiento cultivado como en laboratorio y que despierta un odio  gigantesco a vida o muerte contra todo lo  que se le oponga o  contra quienes se atrevan a denunciar la sinrazón. La vinculación del País Vasco con Castilla viene  desde antes que la fragmentación de España en  Reynos, Señoríos o Provincias por obra de la invasión armada musulmana y por efecto  de Conquistas y Reconquistas. Euzkadi aparece en escena en las elucubraciones de un grupo reducido de personas hacia finales del siglo XIX y principios del XX. ¿Se nos ha olvidado que Zumalacárregui  era guipuzcoano? Por sólo recordar la Historia  previa a los nacionalismos. ¿Se nos ha olvidado la importante participación  del mundo euskaldún durante las guerras carlistas? ¡Claro que había liberales!  Pero no luchaban  a favor o en contra de España, ni unos ni otros. Todos se proclamaban españoles. Se opusieron por amor al Dios, Patria, Fueros y Rey de las Españas o por confiar  en la configuración napoleónica plasmada en las Cortes de Cadiz.  Pero la verdad histórica no interesa. ¿Cómo, admitir, si no, que los actuales vascos no nacionalistas son continuadores naturales  del País Vasco de siempre, tan euskaldunzarras como los que más por mucho que les quieran negar el pedigrí los  definidores sagrados de la pertenencia vasca? En Navarra ha ocurrido lo mismo pero de manera más clara. En la integración  con Euzkadi el litigio no es ser o no ser vascos. En Navarra nos enorgullecemos de provenir de los primitivos vascones y no de otras tribus afines. En Navarra lo Vasco forma parte de nuestra historia y de nuestra identidad, lo mismo que el autóctono romance navarro, integrado hoy en el castellano. Más de mil años de historia y convivencia no lo queremos cambiar por una  voluntad de poder, simple fantasía romántica de una razón resentida. Navarra en el litigio no tiene nada que ganar y tiene todo por perder, empezando por su identidad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 11 de septiembre de 2013