Pilar Aizpún

Redacción 9 noviembre 2006 Opinión
Imagen de Pilar Aizpún

POLITICOS CATOLICOS Es interesante observar que hay un grupo de católicos que piensa seriamente en crear un partido acorde con las enseñanzas de la Iglesia. Parece interesante, pero me pregunto con quién se podría contar en ese proyecto. Sinceramente, creo que los católicos no examinamos nuestra situación con frialdad. Vamos a tratar de hacer un somero análisis del asunto, para intentar situarnos. En España, mucha gente se declara católica, pero lamayoría no son practicantes, no aceptan la moral de la Iglesia, y pasan de todo. Con muchos, no se puede contar para nada, ni siquiera con su voto. De hecho, lo del 0.7% de aportación a la Iglesia da cierto miedo, no solo por las posibles manipulaciones del Gobierno, sino por la respuesta de los presuntos fieles. Hay un grupo importante de católicos que no tienen formación, que no saben lo que quieren, y sobre todo y ante todo, no quieren líos. Su práctica religiosa es tibia y aceptan un cierta moral a la carta, pero nada más. De ahí, a lo mejor se podría rascar algún voto, pero pocos. Hay otro grupo, y no es pequeño, que viven un cierto compromiso católico, pero liderados por clérigos o lo que sea de “sensibilidades eclesiales” algo distintas a las de la Iglesia “oficial”. Sus ideas políticas son mas bien “progres” y políticamente correctas, y aceptan desde la fecundación in vitro hasta visiones marxistas de muchos asuntos de la vida social. No sé qué política común se puede hacer con ellos. No creo que votaran a ningún partido católico. Luego está el grupo católico-nacionalista. Creen que Dios es Nación, y sus pastores sus profetas. Tampoco me hago a la idea de qué podría tener yo en común con estos señores en un programa político. No me siento capaz de situar la identidad nacional y el aborto al mismo nivel moral, y me veo inmersa en un conflicto de identidades nacionales. Ya hubo quién intentó entenderse con ellos por razones de Religión en la Segunda República, y salió trasquilado. Finalmente está el grupo presuntamente más numeroso, aunque realmente, nadie sabe cuántos somos, porque me incluyo entre ellos. Somos gente que se puede situar en un espectro ideológico que podría abarcar desde el centro izquierda hasta una derecha muy a la derecha, pasando por un liberalismo moderado, que cree en la democracia más o menos, y que tiene una cabeza “católica” que le hace compartir valores con los demás. Pero claro, la política es una ciencia práctica. Hay que comer todos los días, gestionar el Estado, promover trabajo y educación para todo el mundo, entenderse con otros países, dar servicios, la luz, el problema del agua, las carreteras, la sanidad, el comercio, las finanzas, la seguridad ciudadana, la inmigración, la independencia judicial, la igualdad de todos ante la ley, la financiación de los municipios, el problema del suelo, la corrupción, la hacienda pública, las aceras de mi calle, el transporte público, las basuras, la tele, los puertos marítimos, la gestión de catástrofes naturales, los bomberos, los aparcamientos, la familia, la integración de los inmigrantes… Sinceramente, yo solo votaría a un partido católico que me ofreciera soluciones responsables para todo esto, que aportara un equipo con visos de poder solucionar todo esto, porque las cosas hay que hacerlas en serio. No me bastan las buenas intenciones y el “votar a un partido que apoye el aborto es pecado”. Sobre todo, porque no sé cuántos votaríamos y no estoy dispuesta a quitar votos al PP o a UPN, que por lo menos me permiten pelear por lo que creo, y más en esta tesitura que vivimos. Sobre todo: ¿conseguiríamos llegar al millón de votos? ¿Bastaría con eso? Ésa es una gran pregunta. La primera que hay que hacerse. Quizá habría que preguntarse si no hay que ganar primero la batalla de la Sociedad Civil, para poder movilizar después un voto católico real. No basta con crear un partido católico. Tiene que tener votos. Si no, será una guerra perdida de antemano. Y esa, ningún militar en su sano juicio la emprendería jamás.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de noviembre de 2020