CABEZA DE TURCO

Redacción 21 septiembre 2006 Claves
Imagen de CABEZA DE TURCO

Una cosa es ser cristiano y otra ser tonto. Una poner la mejilla y otra ser un saco de arena para que el señorito rebaje su estrés. Lo que está ocurriendo con el asunto de las iras islamistas contra el Papa es fruto de una manipulación indecente. Benedicto XVI dirigió un discurso a los viejos cristianos europeos. Un discurso para los que viven -o vivimos- como si Dios no existiera. Y resulta que en vez de darse por aludidos algunos han preferido, como hace el alumno cobarde ante una justa reprimenda, irle con cuenticos a los pobres mahometanos, que bastantes problemas tienen. El Islam es un viejo conocido en toda Europa y más en Navarra y si no que nos lo digan los historiadores reunidos estos días en Pamplona en el VI Congreso General de Historia. Navarra es una de esas realidades políticas que nacieron en las fronteras del mundo islámico porque no quería formar parte de él. En recuerdo de nuestras luchas -políticas y territoriales, no religiosas- contra el Islam llevamos en el escudo las cadenas de Las Navas (o al menos así se interpretó durante siglos el carbunclo que se dibujaba en las armas de los reyes navarros a partir de Sancho VII el Fuerte). La media luna invertida de Javier, las heráldicas cabezas de moro, los castillos, las callejuelas de Tudela, son testimonios de una convivencia que no pudo ser. Si, eran buena gente, y creían en Dios, y a ratos hasta nos entendíamos. Pero llegó un momento en que no fue posible vivir bajo el mismo techo. Porque nosotros pensábamos que la religión es más importante que la política y ellos pensaban que la religión es la misma cosa que la política. Ahora las cosas han cambiado porque los reinos postcristianos actúan como si la religión fuera inferior a la política. Y por eso los cristianos, que seguimos pensando que la religión es más importante que la política, lo vamos a pasar muy mal. Nuestros gobiernos, que ya no valoran ni respetan la dimensión religiosa de cada persona, no nos entienden, y los otros, que no se sabe hasta qué punto han percibido el cambio, están dispuestos a entrar al trapo y tomarnos como cabeza de turco. Curiosa expresión. En resumen, que las palabras duras del Papa eran para los progres, pero como están tan distraidos con los espectáculos de Madonna, de Rubianes, de López de Haro o de Leo Bassi… no han tenido tiempo de reaccionar con la típica quema de iglesias y han preferido dejar el trabajo sucio a otros. Es que hay que saber delegar. Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de octubre de 2006