G.N.

Redacción 19 septiembre 2006 Opinión
Imagen de G.N.

SOBRE EL CANDIDATO FERNANDO PURAS (I) En primer lugar diré que, a priori, Puras parece un buen candidato, aparenta sensatez, buenas maneras e inteligencia. Lo que nos da cierta intranquilidad es que haya sido él el elegido de Ferraz sin tener la menor consideración a la opinión de los socialistas navarros. ¿Por qué ha sido seleccionado? ¿Quizá por su imagen? A partir de ahora habrá que mirar con lupa sus intervenciones para adivinar las intenciones del candidato en el futuro. La entrevista fue más bien “blandita” proporcionándole la ocasión de decir lo que la mayoría de los potenciales votantes del PSN querían oír, especialmente los que hasta ahora han votado a UPN. Estoy convencido que más importante que lo que dice es lo que calla, así que voy a analizar, desde mi punto de vista, la entrevista. Comenzó diciendo que está convencido que ganará las elecciones y que para él ganarlas es conseguir más votos que cualquiera otra fuerza política. Es la mejor estrategia, transmitir la convicción de ganar (aunque no lo crea) es lo mejor para él. Basa su convicción en el “deseo y la necesidad de cambio” que quiere la sociedad navarra. La estrategia de la oposición al actual gobierno está bastante clara, transmitir a la sociedad la imperiosa necesidad de un cambio político, y lo están haciendo bastante bien. Lo más jugoso viene ahora, cuando se le pregunta si asumirá la premisa que Zapatero dijo cuando era candidato, cuando manifestó que sólo gobernaría si consiguiese un voto más que los demás. Aquí nuestro candidato Puras ya no quiso comprometerse y respondió que con la complejidad de la sociedad navarra no le parecía responsable adquirir este compromiso. Es evidente que Puras, aunque habla de conseguir más votos que cualquiera otra fuerza política lo que verdaderamente piensa es en conseguir una mayoría con la actual oposición para llegar al poder. Esta es la realidad. Al preguntarle con que apoyos contaría para llegar al poder dijo no descartar a nadie, ni a UPN, ni a IU ni a los nacionalistas. Es la respuesta fácil para contentar a los posibles votantes socialistas que no verían con buenos ojos una alianza con los nacionalistas. Sin embargo, los nacionalistas e IU ya han dicho con toda claridad que descartan a UPN tachándolo de enemigo público número uno, luego no hace falta ser un lince para darse cuenta que la respuesta de Puras fue pura demagogia, nunca ha pretendido gobernar con UPN. Por si fuera poco Batasuna ya le ha dado un aviso para que no sea un chico díscolo y se porte bien. Más tarde sugiere un gobierno en minoría con apoyos puntuales del resto de grupos. Esto es lo que le gustaría, llegar al poder con los votos del nacionalismo y en casos puntales contar con UPN para tratar de evitar los problemas políticos y sociales que producirían una continua sumisión al nacionalismo. El nacionalismo iría colando sus propuestas, principalmente en educación y cultura, y aunque no consiguiese meter todas se tendrían que contentar para evitar un acuerdo global PSN-UPN. Cuando se le preguntan por los posibles pactos que asumirían con los nacionalistas para conseguir sus votos responde que él nunca ha hablado de pactos, dice que ha hablado de acuerdos y apoyos siempre que no afecten al estatus político de Navarra como una comunidad diferenciada dentro de España. Hace falta ser un ingenuo para creer a Puras pues el primer objetivo del nacionalismo es hacer desaparecer a la Comunidad Foral Navarra dentro de Euskadi o Euskal Herria y no van ceder lo más mínimo, lo único que van a transigir es en los plazos, haciéndolos más largos para evitar la alarma social que se crearía. Puras lo conoce y sabe que si quiere el apoyo nacionalista deberá de pagar la hipoteca en el plazo correspondiente, pero es evidente que no lo puede decir.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…
Encuestas

¿Quién cree usted que ganó ayer el debate?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de marzo de 2011