J.C.O.

Redacción 4 abril 2006 Opinión
Imagen de J.C.O.

ALTO EL FUEGO DE ETA: ¿Y FRANCIA? Aunque no soy navarro de nacimiento sí lo soy de sangre y, lo que es más importante, de sentimiento. Como decían nuestros padres, hoy no es habitual expresión tan anticuada, “me hago de cruces” leyendo y oyendo la prensa escrita y hablada por insignes “comentaristas políticos” y sus opiniones sobre el comunicado de ETA en el que ofrece, de forma magnánima y “generosa”, un “alto el fuego”, cuyo significado dista mucho de una “tregua”, para el que impone una serie de condiciones que en absoluto suponen un cambio de sus reivindicaciones, entre las que figura la anexión del Reino de Navarra por las “provincias vascas”. La polvarerda levantada en medios de comunicación, afines a tal demanda, solamente me puede producir un ataque de risa, por supuesto tan triste y vergonzosa como puede usted imaginar. Las pretensiones totalitarias e imperialistas de tan poco dotados individuos llegan a suponer un escarnio intelectual para cualquier persona con un índice medio de inteligencia. La soberbia de tales “boronos” les lleva a convocar, en ignorancia absoluta de lo que supone un “estado de derecho”, unas llamadas “conversaciones de paz” , a las que se atreven a llamar en igualdad de condiciones a los gobiernos español y francés. La duda me asalta de forma inmediata. ¿Quién es el sujeto que les ha imbuído semejante majadería? No lo sé. Ni tampoco deseo emitir calificativos sobre tal espécimen. Porque a cualquiera que observe la realidad, incluso con una neutralidad absoluta no se le pueden escapar algunos detalles ridículos en dicho comunicado. Me explico. La prensa española y todos, o casi todos, de sus valiosos componentes y componentas, han sufrido una especie de arrebato cerebral, que les ha llevado incluso al brindis, según parece con “champagne”, que no con “cava”, por el fin de una época negra, ya que gracias al poder de sus medios, la generosidad etarra y la “buena voluntad” de un gobierno y un parlamento, al que algunos tildan de “traidores”, dentro de poco los vascos podrán disfrutar de un nirvana marxista sin parangón en Europa Occidental. Sin embargo, hay algo que mi caletre no llega a desmigar. En el comunicado etarra se llama a las “conversaciones de paz” por igual al gobierno francés que al español. Y sorprendentemente, el Presidente francés y el gobierno galo, aparte de felicitar, como todos sus colegas europeos, al Jefe de Estado Español y al Gobierno que tan hábilmente ha dirigido esta operación, no han hecho una sola declaración que indique de alguna forma su acuerdo en la participación en tales conversaciones. O dicho en paladino “a España le van a dar”, porque lo que es nosotros no estamos por la labor. Y vienen las preguntas obligadas. ¿Conseguirá ETA sus objetivos, en los que reclama la anexión de las provincias vasco-francesas? ¿Va convocar el Lehendakari a su “mesa de conversación” a los partidos franceses? ¿Por qué en Francia no se mueve una sola de estas ratas? ¿Se atrevería alguno de sus sicarios a cometer en nuestro país vecino las mismas felonías que han cometido en España? Siento dar un disgusto al señor Ibarreche y su camarada Otegui, pero me da la impresión de que se la van pegar, porque todavía en algunos sitios queda un sentido de “la Patrie” que aquí desgraciadamente hemos perdido, a fuerza de mamar una leche constitucional “adulterada”. J.C.O.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de febrero de 2012