J.J. Luque

Redacción 3 enero 2006 Opinión
Imagen de J.J. Luque

Los medios de comunicación, las agencias de publicidad y los grandes anunciantes (instituciones, Corte Inglés, CAN, etc.) pasan estos días navideños con el estudio de audiencias elaborado por CIES sobre el segundo semestre de 2005. Este estudio, que se realiza simultáneamente en Vascongadas y en Navarra, es el referente en el sector para conceder ayudas a los medios y establecer las formas, los contenidos y sobre todo, los dineros que las campañas de publicidad van a repartir entre los medios. Como es evidente que hay mucho dinero en juego, no sería malo que alguien nos contara algunas cosas de CIES. Por ejemplo, que el estudio realizado sobre las audiencias de Navarra ha sido comprado (y pagado), además de por medios e instituciones de Navarra, entre otros por el Gobierno Vasco, la Euskal Irrati Telebista, Gara o Berria. En cuanto a las conclusiones que CIES presenta, los medios de comunicación se muestran satisfechos en público, aunque en muchos de ellos han caído como un jarro de agua fría. En medios escritos, más eficaces que los datos de CIES, al final una mera encuesta, son los de la OJD (Oficina para la Justificación de la Difusión) que con datos técnicos en la mano habla del estancamiento de Diario de Navarra y del crecimiento de Diario de Noticias. Crecimiento que es apreciable en un grupo que en un año ha fundado Diario de Noticias de Alava y Diario de Noticias de Guipúzcoa. Algunos en Diario de Navarra, a la vista de estas cifras, tendrán que pensar si su calculada equidistancia les está dando resultados en audiencia o si su indefinición en estos momentos les está haciendo perder un patrimonio de influencias amasado en más de un siglo. En el panorama radiofónico es llamativa la caída de Radio Navarra COPE, cuyas emisoras son propiedad de Diario de Navarra y de los Dominicos. El cambio de director y de estrategia, con una programación cien por cien navarra muy deficiente y con algunos escándalos publicitarios notables (videntes y prostíbulos entre los anunciantes), no está teniendo el resultado deseado y ya hay quienes se plantean si este modelo de negocio (buenos ingresos y bajas audiencias) se puede sostener. En el fondo, el problema es similar al de la prensa: las audiencias piden definición, claridad y pocos complejos y están dando la espalda a medios poco definidos, que tienen sus ojos puestos más en la cuenta de resultados que en el ideario que les da vida. En el ámbito de la televisión local también hay tajo abundante. CIES señala el dominio de Canal 4, sobre Canal 6 y sobre Popular TV. Sin embargo, los dos primeros están en el punto de mira del Gobierno y del Consejo Audiovisual por el incumplimiento de la propuesta con la que obtuvieron el concurso en tres ámbitos: la estabilidad en el accionariado (especialmente en Canal 4, hoy vendida ya a la PRISA de Polanco), el número de horas de producción propia, los contenidos que están emitiendo (pornográficos y violentos en horarios protegidos). Con todo, la que peor parada sale de CIES es Popular TV, aunque CIES olvida señalar que su ámbito de actuación no es autonómico sino local, y el margen de error en la muestra se dispara al no ponderar los datos de la encuesta. Además, la “caída” de Popular TV no sorprende si se conoce el dato de que es la única empresa que deja de comprar y pagar el estudio CIES: el que se mueve (y no paga) no sale guapo en la foto. [i]J.J. Luque[/i]

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 18 de enero de 2019