Publicidad

El desocupado Parlamento de Navarra analizará “el romanticismo como mecanismo cultural para perpetuar el patriarcado”

Redacción 14 septiembre 2017 Noticias
Imagen de El desocupado Parlamento de Navarra analizará "el romanticismo como mecanismo cultural para perpetuar el patriarcado"

x

Según puede leerse en la relación de acuerdos de la Mesa y de la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra adoptados en la sesión del lunes 11 de septiembre, se ha acordado una sesión de trabajo para que Coral Herrera Gómez “exponga la relación del concepto del amor con la prevención de las violencias machistas con personas jóvenes y plantee medidas preventivas” y “para analizar el romanticismo como mecanismo cultural para perpetuar el patriarcado”. Esta sesión de trabajo ha sido propuesta por la Ilma. Sra. D.ª María Teresa Sáez Barrao (G.P. Podemos-Ahal Dugu).

x

¿Cómo interpretar esta noticia? Pues alguien podría, por lo pronto, sacar este par de conclusiones: que sus señorías tienen mucho tiempo y que Navarra va muy bien.

x

El amor romántico, nuevo enemigo mortal del cuatripartito

Dicen que a veces uno tiene los enemigos que merece. ¿Qué habrá hecho entonces el amor romántico para merecer estos enemigos? O bien, qué habrán hecho los ideológos del cuatripartito para merecer el amor romántico como enemigo? Obviamente hay que relacionar el amor romántico y el heteropatriarcado con la violencia sobre la mujer, estableciendo una relación particular, para justificar la sesión. Ardemos en deseos de saber si la lucha contra el amor romántico y la violencia de género pasa por el poliamor, el tribalismo, el hermafroditismo, la ataraxia… o bastará con fijarse en las peripecias sentimentales del líder Pablo. En realidad, la idea de que los hombres, tras una reunión secreta en la selva, fueron capaces de contar nosesabequé película heteropatriarcal a las mujeres para tenerlas dominadas durante milenios, sería casi una aceptación explícita de la inferioridad natural de la mujer. Llevado a cierto extremismo, el feminismo llega a una especie de paranoia integrista que, como cualquier paranoia integrista, utiliza el conflicto entre el hombre y la mujer para explicarlo todo, o sea nada, de modo que la opresión de género acaba siendo no una conclusión, sino la premisa de cualquier reflexión sobre cualquier cosa y época.

x

La lucha de clases marxista aplicada al sexo

Lo que por el contrario suena más a película es la transpolación de la lucha de clases a la lucha de géneros que se nos intenta vender actualmente, con el hombre como enemigo exterior y opresor contra el que construir la identidad femenina. Podría decirse que se está empezando a tratar a los hombres  como seres necesitados de ser reprogramados, y naturalmente según el programa de las feministas y la ideología de género. Porque por alguna razón parece que no puede haber feministas sin ideología de género. Naturalmente las mujeres también tienen que ser reprogramadas, porque han llegado a interiorizar todas las patrañas de heteropatriarcado. Las feministas nos tienen que reprogramar a todos. Como el hombre se siente temeroso y violento ante una mujer libre, una mujer libre sólo puede saber que lo es viendo a los hombres temerosos y violentos a su alrededor. Lo bueno o lo malo de todo esto es que los modelos de relación propuestos por las feministas sólo triunfarán si la gente, hombres y mujeres, ven lo mucho más felices y atractivas que son las feministas y sus imperfectas relaciones que las imperfectas relaciones del resto del mundo. En realidad pensar sobre todo esto es muy entretenido, lo cuestionable es que los diputados se dediquen a ello en su tiempo de trabajo.

x

Es en días como este cuando seguramente todos recordamos aquel informe de Institución Futuro que nos advertía que Navarra era la segunda comunidad con más diputados por habitante y que el Parlamento Foral era el más caro de España. Cuántos años perdidos para hacer un Parlamento más pequeño, más ocupado y con un número impar de diputados.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (3)
  1. Urko Jon says:

    ¡Vivan las autonomías! ¡¡Viva!!

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 5 Thumb down 0

  2. Cuenco says:

    En serio, ¿no les da vergüenza? Pues va ser que no.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 2

  3. De Navarra says:

    ¿Si los trabajadores del Parlamento encargados de la administración, de la intendencia, del mantenimiento o de la vigilancia del mismo, se dedicaran en vez de atender a sus correspondientes funciones a, p.e., ver telenovelas o partidos de fútbol, no tendrían su correspondiente sanción?

    ¿De verdad que a esta gente, a los que han decidido la celebración de ese engendro, no se les puede meter mano por malversación de caudales públicos?.

    ¿Seguro que esa forma de malgastar el tiempo a costa del contribuyente, no es otra forma de corrupción?.

    ¿No existe ninguna ley que permita a los ciudadanos (no a la “ciudadanía”) a los ciudadanos, montar una “comisión extraparlamentaria”, aunque sea en un almacén para desalojar a gorrazos a esos gorrones?.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 9 Thumb down 1

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

Lecturas de verano. Reflexiones sobre narrativa actual: El secreto, de Donna Tartt

x En nuestro último artículo literario dejamos para una próxima entrega hablar de una novela de la escritora estadounidense Donna Tartt titulada El secreto1. Nuestra tesis era que estamos en una época en que es habitual que lo artístico encubra lo propagandístico, en detrimento de la autenticidad. x Permítame primero…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

Amaia: humildad, dulzura, inocencia

Un artículo de El País de ayer, escrito por Sergio del Amo confirma lo que venimos pensando desde la primera vez que vimos a nuestra Amaia Romero. Os entresaco algunas frases:   El fenómeno 'Amaia' de OT: así ha revolucionado el programa esta concursante... No sólo tiene una buena cultura…
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 15 de septiembre de 2017