Publicidad

Esos colores y signos, tan nuestros

Carlos Amat larraz 13 Febrero 2017 Cartas al director / Agenda

x
Hay fenómenos que, aunque a simple vista nos pueden parecer intrascendentes, a la larga se pueden revelar muy importantes para nuestra supervivencia. Esto sucede en numerosas ocasiones con cuestiones que tienen que ver con nuestro entorno más próximo y habitual. Son cuestiones importantes que por estar tan, diariamente, cercanas -pasan muy desapercibidas para nosotros- quedando derogadas a calificativos y parámetros algo irrelevantes y castizos.
¿Qué importancia puede tener para un inglés de la City el Big van? Pues seguramente para uno de Notting Hill, no demasiado. Sin embargo su, más que improbable, desaparición supondría una perdida para Inglaterra y sobre todo para Londres sin precedentes, en su seña de identidad ante el resto del mundo…

x
¿Qué sería de la identidad de Francia, esa gran nación, a quien tanto debemos en el mundo de los Derechos Humanos, sin la Marsellesa, la bandera tricolor, Marianne –personificación de la república- y, hasta, el mismísimo gallo o su Torre Eiffel?

x
En este mundo tan corporativo e internacionalizado comercialmente, no se puede huir, en absoluto, de los signos como elemento identificador y corporativo. Un mundo, por otra parte cada día más competitivo, donde el buen hacer comercial nos acerca, cada día más, a la idea “Una Nación- Una oferta”.

x
Así pues analicemos, de la manera más superficial y apolítica posible, el mundo del marketing empresarial y veamos como la Identidad Visual Corporativa se define como “… los signos y elementos por los que se consigue una identificación visual, única y universal de una marca”. Todo, porque una marca sin identidad corporativa pasa desapercibida para los potenciales clientes y expresa falta de de seriedad y de compromiso para con sus clientes fieles.
Ahondando un poco más en esta idea; estas serian las ventajas de conservar unas señas de identidad corporativa en cualquier marca. Medidas que, en su lógica, serian perfectamente extrapolables a otros segmentos sociales:

x
a) Ser reconocida con facilidad y recordada.
b) Vincular esta identidad con sus aspectos positivos
c) Promover la identidad –estos símbolos- entre sus posibles clientes.
d) Conseguir un valor agregado y mayor fuerza para sus fines.
e) Distinguirse visualmente de su competencia
(Sic.-Dicomtomia.com)
x

Todo porque el 80% de la información que percibimos a diario los seres humanos entre en el cerebro a través de los ojos. Es por esto que a la hora de comunicar, las imágenes, las formas, colores y diseños son tan importantes o, incluso, más que los textos.

x
Si nos queda claro la importancia de los signos corporativos en cualquier empresa humana, recapacitemos sobre la importancia que puede tener para nuestra tierra navarra, como Comunidad Autónoma Española, muy identificada con el Viejo Reino –El de las Cadenas de Las Navas-, con el Rojo Sangre de su bandera, sus Boinas Rojas y -porqué no- sus Sanfermines. Entre otros. No dejemos, pues, al albur de un “gobierno de turno” su transformación o lapidación. Cada uno desde sus posibilidades como Ciudadano navarro, democrático y libre, actúe en consecuencia.

x

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

Miguel d’Ors, poeta

El problema de la poesía es que muy poca gente la lee. En términos de mercado eso significa que no se vende apenas, por muy buena que sea, y, por tanto, no es una actividad económicamente rentable. Esto se remediaría si se leyera más poesía en la escuela, mucha más…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

Defenderé Navarra, la casa de mis padres

  ¡Y dicen que no hace falta defender la bandera de Navarra! El 3 de Junio (y, desde hoy, todos los días) defenderé Navarra, la casa de mis padres. Contra los lobos (y lobas) disfrazados de corderos, contra el hacha y la serpiente, defenderé la casa de mis padres. Me…
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de Febrero de 2015