Publicidad

Cara y cruz de Rajoy en el debate sobre el estado de la naci贸n

Redacci贸n 21 febrero 2013 Noticias
Imagen de Cara y cruz de Rajoy en el debate sobre el estado de la naci贸n

Mariano Rajoy suele caracterizarse en los debates sobre el estado de la naci贸n por preparar unos discursos excelentes. Las primeras l铆neas del discurso de este a帽o constituyen tanto una declaraci贸n de principios sobre la acci贸n de gobierno, como un diagn贸stico de la situaci贸n en Espa帽a, como un extracto de todo el resto del discurso:

Desde hace ya demasiado tiempo encabezamos el ranking del desempleo en la Uni贸n Europea.

La frialdad de las cifras, se帽or铆as, no puede ocultarnos el drama que en ellas subyace: seres humanos que sufren.

Se帽or铆as, he querido destacar, desde el principio, este duro aspecto de la realidad para reafirmar el primer y m谩s esencial objetivo que el gobierno tiene para toda la legislatura: darle la vuelta a esta situaci贸n.

Ahora, cuando algunas cuestiones comienzan a encauzarse, y en otras se notan sensibles mejoras, conviene siempre volver a la cuesti贸n principal: el empleo y el paro. Si estos dos aspectos no cambian, lo dem谩s no puede servirnos de consuelo.

Nuestras relaciones econ贸micas con el exterior, cuyo mejor indicador es la balanza de pagos por cuenta corriente, van mucho mejor que hace un a帽o. Pero no es suficiente.

Nuestro sector financiero, tras una profunda reforma, comienza a estar en disposici贸n de cumplir con su funci贸n de trasladar el cr茅dito a empresas y familias. Pero no es suficiente.

El d茅ficit del sector p煤blico se reduce e inicia la b煤squeda del equilibrio. Pero no es suficiente.

El clima de opini贸n sobre nuestra econom铆a mejora ostensiblemente en las instituciones y los mercados internacionales. Pero no es suficiente.

No es suficiente, se帽or铆as. Por lo tanto, nada de 鈥渂rotes verdes鈥, ni 鈥渘ubes pasajeras鈥, ni 鈥渁nticipos primaverales鈥. La realidad econ贸mica y social de nuestro pa铆s es terriblemente dura y, sobre esa base, hemos de cimentar nuestras actuaciones.

Para los que piden una cierta relajaci贸n porque el proceso de cambio ya est谩 en marcha, mi respuesta es: ni un minuto. Ni un solo minuto de relajaci贸n o sosiego. Tensi贸n permanente y esfuerzo continuo, porque esto no ha hecho m谩s que empezar y el camino que nos queda para alcanzar el gran objetivo de esta legislatura 鈥搇a creaci贸n de empleo- es, todav铆a, largo y dif铆cil. Insisto, ni un minuto de sosiego.

Si repasamos alguno de los aspectos positivos que Rajoy se帽ala como puntales iniciales de su discurso, vemos que algunos son ciertos. Por ejemplo el relativo al clima de opini贸n sobre nuestra econom铆a, reflejado en la famosa prima de riesgo. Ya lo hemos olvidado un poco, pero Espa帽a ha estado este verano al borde de tener que pedir oficialmente un rescate para opinar la quiebra del estado. Hab铆a de hecho quien reclamaba a Rajoy que pidiera de una vez el rescate. Lo cierto es que Rajoy ha conseguido levantar el match-ball, evitar el rescate y conseguir un apreciable relajamiento de la prima de riesgo, que actualmente se encuentra por debajo de los niveles en que la dej贸 Zapatero. Rubalcaba ped铆a ayer un dato que fuera mejor que hace un a帽o y este, que no es menor, es el que primero reconocemos al gobierno. Nos gustar铆a pensar que aqu铆 no hay s贸lo una tregua sino que nos encontramos ante un verdadero cambio de tendencia. Eso no va a depender del destino sino de nuestros actos.

prim

..

..

..

Otro elemento de mejora importante, tambi茅n citado por Rajoy, es nuestra balanza de pagos. Es decir, la diferencia entre lo que importamos y lo que exportamos. Sin embargo, en este caso hay un pero a las palabras del presidente. Es cierto que en los 煤ltimos meses nuestras exportaciones son mayores que nuestras importaciones, por lo que nuestra balanza de pagos por cuenta corriente, tradicionalmente deficitaria, efectivamente se est谩 equilibrando. El problema es que se est谩 equilibrando a pesar de que, seg煤n el 煤ltimo dato disponible, nuestras exportaciones no aumentan, sino que disminuyen. Es decir, que el desequilibrio disminuye no porque exportemos m谩s, sino porque nuestras importaciones todav铆a bajan m谩s que nuestras exportaciones. Eso s铆: sea como sea se equilibra la balanza de pagos.

A partir de aqu铆 hace bien don Mariano Rajoy en no querer hablar de 鈥渂rotes verdes鈥, ni 鈥渘ubes pasajeras鈥, ni 鈥渁nticipos primaverales鈥 porque efectivamente seguimos teniendo muchos problemas no s贸lo graves, sino del tipo que o nosotros acabamos con ellos o ellos acaban con nosotros.

D茅ficit fuera de control

Mariano Rajoy ha anunciado que el d茅ficit de Espa帽a el a帽o pasado lleg贸 al 7%. De alg煤n modo, seguramente porque se nos ha preparado para algo peor, hemos aceptado este dato como si fuera bueno. Lo cierto es que es un dato catastr贸fico. No s贸lo es que excede el objetivo impuesto por Bruselas despu茅s de que Bruselas ya revisara un objetivo anterior que previamente nos declaramos incapaces de cumplir, es que en s铆 mismo un 7% de d茅ficit resulta desastr贸fico para el pago de la deuda (por tanto para seguir teniendo acceso al cr茅dito) as铆 como para la sostenibilidad de las prestaciones y los servicios p煤blicos. Las cuentas p煤blicas, si bien han mejorado algo, siguen desajustadas y fuera de control.

Tenemos un problema moral de base

El gobierno se present贸 a las elecciones despu茅s de haber esgrimido un discurso totalmente contrario a las subidas de impuestos. Mariano Rajoy presum铆a de que el PP era un partido previsible. Hacer lo contrario de lo pactado con los electores, aparte de sentar las bases de un futuro varapalo electoral, es un gran paso hacia la degradaci贸n de las instituciones. Es m谩s, subir los impuestos ni siquiera ha sido 煤til para conseguir lo pretendido con esa subida. Hacer lo contrario de lo que se predica tambi茅n es corrupci贸n. Y para combatir la corrupci贸n resulta imprescindible adem谩s una justicia independiente hacia la que el gobierno de Rajoy tampoco ha avanzado nada sino m谩s bien todo lo contrario. Que seg煤n el color de cada juez o de cada persona juzgada se interpreten las leyes de un modo o el opuesto sienta las bases de la corrupci贸n moral de un sistema. La corrupci贸n moral de un sistema no s贸lo lleva a su quiebra, sino que hace adem谩s que el sistema merezca totalmente esa quiebra cuando llega.

Falta de reformas estructurales

Que el d茅ficit siga siendo del 7%, que por tanto sea insostenible, que por tanto sea una amenaza para la viabilidad del estado a corto plazo, tiene mucho que ver con que el PP apenas se haya atrevido a plantear ni una sola reforma estructural, mucho menos la eliminaci贸n generalizada de algunas estructuras. Subir los impuestos, lo que ha gripado la econom铆a, no ha sido el 煤ltimo recurso del gobierno sino el primero. Antes no se ha cerrado ni una televisi贸n p煤blica. Ni el Senado. Ni se ha estudiado implantar el cheque escolar, que adem谩s de garantizar la libertad de ense帽anza pod铆a abaratarla sin bajar la calidad. Ni se ha afrontado ninguna simplificaci贸n del mapa burocr谩tico. Ni se ha cerrado ni una estaci贸n p煤blica de esqu铆. Ni casi ninguna de las miles de empresas y sociedades p煤blicas perfectamente prescindibles que siguen ocupando un espacio o bien innecesario o bien susceptible de ser ocupado por la iniciativa privada, sin coste para el sector p煤blico. No se finiquitado el odioso modelo es estado subvencionador que todo lo impregna y adormece, desde el cine hasta los cursos municipales de tai-ch铆, pasando por los sucesivos planes renove para los coches. Ni se han abierto y desbloqueado las listas. Ni se ha establecido la autofinanciaci贸n de partidos y sindicatos. No se ha abordado la reforma energ茅tica a pesar de que las primas a las renovables nos costar谩n en los pr贸ximos a帽os m谩s que el rescate a los bancos. Y ni siquiera se ha conseguido que todas las CCAA cumplan con el objetivo de d茅ficit. S贸lo Catalu帽a ha excedido este d茅ficit en 1.500 millones (m谩s dinero que el leve aumento nacional de recaudaci贸n por subir el IVA) y su parad贸jico gobierno ya pide al estado, a la par que la independencia, rescates de 9.000 en 9.000 millones de euros.

Crisis pol铆tica

Todo lo anterior, incluyendo el auge del independentismo, se encuentra directamente relacionado con la existencia de una crisis pol铆tica que no es coyuntural, que seguramente proviene de un fallo constitucional en el dise帽o del estado auton贸mico, que ha desembocado en un estado que no es econ贸micamente sostenible, pero tampoco pol铆ticamente sostenible. Que por tanto se trata de un fallo que tampoco se va a resolver por s铆 solo sino que se agravar谩 con el tiempo e incluso se extender谩 como un c谩ncer maligno. Es hora de repensar todo lo que no podamos repagar. Es hora de eliminar toda estructura que mantengamos por duplicado. Es hora de reconsiderar si todas las autonom铆as son econ贸micamente viables. A lo mejor la soluci贸n es fueros para todos y responsabilizarse cada uno de su gesti贸n. A lo mejor tiene que haber una relaci贸n entre la autonom铆a que tienen las partes respecto al todo y la lealtad de esas partes al todo. A lo mejor hay competencias que tienen que ser comunes para evitar la disoluci贸n de la naci贸n y ahora no lo son. Lo que seguro que no funciona es seguir como estamos. Antes lo reconocemos, antes podemos empezar a arreglarlo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando鈥
Comentarios (4)
  1. Tenemos claras mejoras respecto a hace a帽o y medio. El actua presidente ni “a veces ve brotes verdes” ni se los fuma en cuanto los pilla.
    Yo soy de los primeros en preferir las soluciones liberales que detalla NC pero tambi茅n soy consciente que la situaci贸n real de la econom铆a era mucho PEOR de lo que se contaba al p煤blico, y tras un a帽o de limpieza y de buscar d贸nde estaban las cosas queda otro a帽o de pintar y reparar muebles antes de dar la primera fiesta. El anterior inquilino dej贸 el inmueble para el derribo…seamos cautos que algunos es lo que buscan, el derribo de este edificio llamado Espa帽a.

    驴Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Fernando de la Hucha says:

    Efectivamente, la situaci贸n es mejor que hace un a帽o pero todav铆a estamos en la UVI. En cuanto al d茅ficit p煤blico, simplemente recordar tres premisas:
    a) El objetivo inicial era del 5,3%
    b) El objetivo revisado con Bruselas pas贸 al 6,3%
    c) Ahora resulta que hemos bajado del 7% (o sea el 6,9%)
    d) En este c谩lculo no se han tenido en cuenta las ayudas a la banca (en torno al 4% del PIB) cuando todos sabemos que son pr茅stamos que no se van a devolver.
    e) El Estado se endeuda en 71.000 millones de euros para 2013; evidentemente, lejos de las cifras de ZP que iba a un ritmo de 100.000 millones a帽o.
    f) Por lo dem谩s es evidente que hay que proseguir con las reformas estructurales, que, en el sector p煤blico faltan por acometer.

    驴Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Infante de Ruesta says:

    Lo importante, como casi siempre, es lo que se silencia. En el a帽o 1977, ten铆amos 700.000 servidores p煤blicos; ahora, tras de la solapaci贸n de las cuatro administraciones existentes creadas para apesebrar pol铆ticos: la central, la auton贸mica, la provincial y municipal, se han parido 3.200.000 apesebrados cuyos vicios pagamos todos nosotros con nuestros impuestos.
    La cleptocracia alternante que nos roba a mansalva y que no va a dejar de hacerlo (para eso est谩n en pol铆tica) ha creado 4.000 empresas deficitarias e innecesarias para apesebrar a los ladrones cuando descansen de su tarea de robar (para eso, 煤nicamente, est谩 demostrado que est谩n en la pol铆tica). Porqu茅 no se han hecho p煤blicas las listas Falci de las cuentas suizas???? porque est谩n todos los pol铆ticos adem谩s de los que los manejan. Y el Bourbon de facilitador de los negocios de Urtamangu铆n el empalmado, y la princesita modosa sin ser imputada; y Forbes y New York Times concretando la fortuna opaca del rey de vasallos, s煤bditos, genuflexos, cabecadores sumisos y resto de degollaos. Est谩is pidiendo a gritos que os den por el tois贸n, bourbon y babosas pol铆ticas trinconas…!!!

    驴Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Pink says:

    Mariano Rajoy, solo decirte una cosa ” TU SI QUE VALES”

    驴Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Hijos del sol (Morris West)

Hijos del sol (Morris West) Tener libros en casa tiene compensaciones que no sospechamos por habituales. Ocupan un espacio que hay que reservar, dan fe de sus resistencia a pesar del polvo de los a帽os, y nos brindan esa primera y prometedora lectura de su lomo. La biblioteca que nos…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

El otro Pedro Osinaga

聽 El otro d铆a estuvo en una iglesia y pidi贸, me dice, volver a tener fe, algo a lo que agarrarse. Fe en el M谩s All谩, sobre todo. Eso le inquieta. 芦La vida se va gastando y he ido perdiendo la fe; otros la encuentran al final; yo la he…
Publicidad

El ba煤l de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de noviembre de 2009