Publicidad

El paro y nuestros j贸venes. La que le espera a Rajoy con los sindicatos

Carlos Amat Larraz 6 diciembre 2011 Opini贸n

Sobre el tema del empleo de j贸venes en nuestro pa铆s se ve una tendencia clara, por parte de los sindicatos oficiales, de defensa, a ultranza, del afiliado sindical m谩s antiguo 鈥揷on trabajo y m谩s adulto. Las presiones, pues, se encaminan mas hacia la perpetuaci贸n de los puestos actuales; que por la ayuda a la creaci贸n de otros nuevos. Hay que reconocer que en los 煤ltimos a帽os han alardeado de esta pol铆tica los sindicatos oficiales. Aunque, luego y seg煤n quien gobierne 鈥搃zquierda o derecha-, hacen de su capa un sayo.

Hay que reconocer que las exigencias abusivas, a cambio de un misero sueldo, y los abusos hacia el trabajador han sido, muchas veces, desproporcionadas en el devenir de nuestra historia. Y,鈥asi todos, coincidimos en que las conquistas sociales ha habido que ganarlas con sudor, con muchas l谩grimas y hasta con sangre. Ejemplos de injusticia anclada y perpetuada en el abuso los hay incontables en nuestra larga historia; aunque siempre se llevara la palma El Desposta a quien debemos m谩s de un siglo de decadencia: nuestro odiado Fernando VII y sus 100.000 鈥淪an Luises鈥.

Tambi茅n hoy hay quien se niega a aceptar otros, mas actuales y modernos, cambios y, en su agon铆a -como aquel maldito rey de nuestra historia-, nos arrastra a todos hacia una era de estancamiento y de decadencia, ba帽ada con la injusticia y la necesidad m谩s deshonrosa. Estos sindicatos 鈥渋ndependientes鈥 todos sabemos que obedecen a una estructura social algo arcaica y de infame recuerdo; pues son m谩s verticales que horizontales. Y, por lo tanto, alaban la mano del que les da de comer: el Gobierno de Espa帽a.
Este car铆simo producto de nuestros poderosos partidos de izquierdas (con sus 300.000 liberados -驴San Luises?), representa mas a los encumbrados, dentro del sindicato, que a los que est谩n en situaci贸n forzosa de paro laboral 鈥搑epresentan m谩s, por lo tanto, a los viejos acomodados que a los j贸venes sin trabajo.

Es as铆 como hemos conseguido tener un mercado laboral, en Espa帽a, muy 鈥渟ui g茅neris鈥 donde gana mucho mas el viejo 鈥渕achaca de llave inglesa鈥, que un joven licenciado, o un titulado 鈥 a quien le sale mejor poner copas en un bar, que ejercer su profesi贸n, con titulaci贸n universitaria. O donde ante el drama de tener que despedir a alguien 鈥搈uy com煤n, por desgracia, 煤ltimamente-, sale mas barato despachar al titulado, que acaba de entrar 鈥搚 que gana poco-, que al anclado absentista, improductivo -que lleva veinticinco a帽os produciendo bajo m铆nimos y cobrando sobre m谩ximos.

As铆 es como, bajo esta negativa perspectiva 鈥搒olo pasa en Espa帽a-, son muchos los bien preparados j贸venes, que una vez terminados sus estudios aqu铆 salen fuera de nuestras fronteras en busca del sustento en un mundo que, sorprendentemente, si valora las titulaciones Espa帽olas. Cosa que acreditan la buena preparaci贸n 鈥搕e贸rica- de estos muchachos; adquirida en nuestras universidades.
Mientras aqu铆 unos caducos ejecutivos y t茅cnicos; con una -la mayor铆a de las veces- deficiente y muy obsoleta preparaci贸n, acaparan los puestos claves, con sus elevados sueldos, su sistema de enchufismo, sus man铆as corporativistas y sus pol铆ticas obstruccionistas.
Gastamos millones en la preparaci贸n profesional de nuestros j贸venes y luego los lanzamos al oc茅ano como si fuesen cr铆as de tortuga marina; oblig谩ndoles a una forzosa di谩spora. Mientras aqu铆 retrasamos la edad de jubilaci贸n de nuestros 鈥渄inosaurios laborales鈥 y nos proveemos de una legi贸n de inmigrados, sin ninguna preparaci贸n. Y nadie: ni sindicatos, ni gobernantes, ni prensa oficial, se rasgan las vestiduras. Todo para seguir protegiendo a este 鈥渆status quo鈥 tan beneficioso para nuestros tecn贸cratas, pol铆ticos, profesionales de la libertad sindical y de la informaci贸n.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando鈥
Comentarios (1)
  1. Cu铆dese don Carlos de afirmar las verdades del barquero o el PSOE y los sindicatos le montar谩n una manifa, subcontratada al 15M, a las puertas de su casa para soltarle unas cuantas lindezas.

    驴Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Hijos del sol (Morris West)

Hijos del sol (Morris West) Tener libros en casa tiene compensaciones que no sospechamos por habituales. Ocupan un espacio que hay que reservar, dan fe de sus resistencia a pesar del polvo de los a帽os, y nos brindan esa primera y prometedora lectura de su lomo. La biblioteca que nos…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

Mercaderes, Burger y Hostel

    1. La calle de Mercaderes "Cuando menos desde el siglo XVI viv铆an en ella numerosos comerciantes y mercaderes, con sus correspondientes tiendas o botigas -como se dec铆a antiguamente- que con su presencia y actividad acabaron por darle su antigua y castiza denominaci贸n gremial" (JJ. Martinena)   聽 2.…
Publicidad

El ba煤l de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 28 de noviembre de 2014