Subvencionar libros y subvencionar cerveza

Redacción 30 agosto 2011 Noticias
Fotografía de Subvencionar libros y subvencionar cerveza

 

El gobierno de Navarra, de cara al curso 2012-2013, pretende eliminar la gratuidad universal de los libros de texto para los alumnos de primaria y de la ESO. El actual sistema, basado en el préstamo de los libros para todo el que quiera, sería sustituido por una ayuda sólo para las familias con las rentas más bajas.

Problemas de índole material

El sistema de gratuidad, propuesto en su día por Izquierda Unida, tropieza actualmente con diversos obstáculos. El primero de ellos, naturalmente, es el coste de la medida. De hecho, la dificultad de asumir anualmente los costes de un reparto gratuito universal de libros de texto aconsejó adoptar un sistema de préstamo. Con eso y con todo el sistema sigue siendo muy caro. Este sistema, además, genera otros problemas como que para poder dejar el libro a los alumnos del siguiente curso no se pueden subrayar los ejemplares en préstamo ni trabajar directamente sobre el texto. En realidad se crea una discriminación puesto que las familias más pudientes se compran si quieren el libro de texto nuevo.

Problemas de índole ideológico

En cualquier caso, la pregunta es si tiene algún sentido el propio enfoque inicial de libros gratis para todos. La pregunta es si el estado está para pagar todo a todos o si el estado, más bien, no está sólo para pagar las cosas necesarias y sólo a quien no puede pagarlas. El debate sobre el carácter subsidiario del estado tiene más sentido que nunca en un momento en el que el “todo gratis”, sencillamente, ya no tenemos más dinero para seguir financiándolo.

¿Qué es lo que realmente se subvenciona cuando se subvencionan los libros?

La cuestión que se suscita al subvencionar un libro a alguien que tiene dinero para comprar cerveza, por poner un ejemplo, es si lo que realmente subvenciona es el libro o la cerveza. Porque si el dinero que no se ha empleado para comprar el libro de texto, al ser gratis, se utiliza para comprar cerveza, resulta imposible distinguir si lo que se ha subvencionado es el libro o la cerveza. El resultado es el mismo que si se hubiera subvencionado la cerveza para poder comprar el libro. ¿Tiene sentido un estado que se gaste el dinero de todos en subvencionar el consumo de cerveza? Incluso en un momento que no fuera de colapso de las cuentas públicas parecería ridículo. Es por ello que cabría pensar que sólo tiene sentido ayudar a los padres que no tienen recursos suficientes para atender las necesidades esenciales de la familia y además comprar a sus hijos los libros. No tiene sentido ayudar a los padres que tienen recursos más allá de las necesidades básicas porque lo que se estaría subvencionando entonces es el consumo de cosas innecesarias. Por un lado, el estado no debe premiar a quien, teniendo que elegir gastar entre libros de texto y cerveza, da preferencia a la cerveza. Por otro lado, todo gasto que sale de los impuestos de todos debe estar justificado, y por tanto ser necesario.

¿Cree usted que hay que subvencionar los libros de texto?

Ver resultados

Loading ... Loading ...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...
Comentarios (16)
  1. Tizona dice:

    Tizona es PADRE. Tomo el nombre de la mítica espada del Cid, por la intención de ser cortante dentro de los límites de lo razonable pero sin renunciar a darle un mandoblazo a quien haga falta.

    Me alegra saber que a los comentaristas de NC ha agradado saber que todavía hay familias numerosas grandes.

    No es cuestión de ser “animado” ni valiente. La familia es el mayor bien de la humanidad. Es frase del Beato Juan Pablo II. Nos sentimos especialmente bendecidos por Dios, que nos ha hecho partícipes del mejor trabajo que se puede tener: la crianza y educación de los hijos.

    Habrá alguno a quien le suene un discurso trasnochado, políticamente incorrecto. Pues lo siento por él o ella.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 9 de noviembre de 2015