Publicidad

Las pancartas de las peñas serán legales, pero también repugnantes

Carlos Cuesta 29 junio 2010 Cartas al director / Agenda

 

Leo que la Audiencia Nacional ha decidido archivar la causa por apología del terrorismo contra las peñas que incluyeron imágenes de etarras en sus pancartas. Ahora, lógicamente, las peñas exigen a Yolanda Barcina que pida disculpas de rodillas. Si uno quiere hacer una pancarta, ya sabe que pude incluir las fotos de unos asesinos y escribir debajo que Del Burgo es un chorizo. De esta forma se asegura la completa legalidad del asunto. Uno de los etarras de las pancartas, Miguel Ángel Gil Cervera (alias “kurika”) fue condenado por tres asesinatos. Me da la impresión, porque no se le conoce ningún otro mérito, que es precisamente por haber cometido esos tres asesinatos por lo que se le agasaja en la pancarta. Pues será legal colocar en las pancartas  la imagen de un asesino como si fuera un icono, pero aunque sea legal es repugnante. Por cierto, tengo la horrible sensación de que los jueces y las leyes cada vez amparan más y más cosas repugnantes.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Libros amigos por Javier Horno

Lecturas de verano. Reflexiones sobre narrativa actual: El secreto, de Donna Tartt

x En nuestro último artículo literario dejamos para una próxima entrega hablar de una novela de la escritora estadounidense Donna Tartt titulada El secreto1. Nuestra tesis era que estamos en una época en que es habitual que lo artístico encubra lo propagandístico, en detrimento de la autenticidad. x Permítame primero…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

Amaia: humildad, dulzura, inocencia

Un artículo de El País de ayer, escrito por Sergio del Amo confirma lo que venimos pensando desde la primera vez que vimos a nuestra Amaia Romero. Os entresaco algunas frases:   El fenómeno 'Amaia' de OT: así ha revolucionado el programa esta concursante... No sólo tiene una buena cultura…
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 29 de octubre de 2010