31 enero 2007

CONCENTRACIONES POR EL DERECHO A LA VIDA EN PAMPLONA

CTC-Navarra

CONCENTRACIONES POR EL DERECHO A LA VIDA EN PAMPLONA Por culpa de la Ley del Aborto cada año mueren violentamente en España más de 80.000 seres humanos inocentes. Este genocidio silencioso tiene unos culpables. Pero la Ley les protege porque sus víctiPor culpa de la Ley del Aborto cada año mueren violentamente en España más de 80.000 seres humanos inocentes. Este genocidio silencioso tiene unos culpables. Pero la Ley les protege porque sus víctimas son muy pequeñas y porque su eliminación es un gran negocio. ¿Hasta cuando? En Navarra, gracias a la objeción de conciencia de los médicos, no se ejecutan abortos legales. Pero, amparadas por la legislación abortista, y subvencionadas por el Gobierno de Navarra, hay madres que aceptan la muerte de sus hijos “no deseados” fuera del territorio foral. Nosotros afirmamos: – que no habrá PAZ mientras no se defienda el derecho de TODOS A LA VIDA. – que no habrá SOLIDARIDAD con los países empobrecidos sino HIPOCRESÍA mientras nuestras leyes permitan el rechazo brutal de una nueva vida humana. – que no habrá RESPETO, ni HONRADEZ en la vida pública sino CORRUPCIÓN mientras se mantengan abiertas las “clínicas” abortistas. Por eso hemos convocado mañana, miércoles 31 de enero, una concentración que repetiremos el último día de cada mes delante del Parlamento Foral de Navarra. Para exigir a los parlamentarios navarros que hagan todo lo posible para abolir una ley injusta y criminal. Porque nada justifica la muerte de un inocente. Junta Carlista de Navarra Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) navarra@ctcarlista.org

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
Loading ... Loading ...

¿Quieres recibir nuestro boletín de noticias?

Síguenos en Twitter

El rincón en Youtube

Navarra Confidencial en Youtube

Síguenos en Facebook

Identifícate

Registrarse | ¿Has perdido tu contraseña?

Cursos de Navarra Confidencial

Latest Comments

Videoblog

  • Milton Friedman en Islandia. Nada es gratis