Publicidad

Fernando José Vaquero Oroquieta

Redacción 29 Marzo 2006 Opinión
Imagen de Fernando José Vaquero Oroquieta

NAVARRA, ¬ŅFORMA PARTE DEL “PRECIO POLITICO” DE LA PAZ? Una clandestina Mesa Nacional del brazo pol√≠tico de ETA, la ilegal Batasuna, en reuni√≥n extraordinaria celebrada en un hotel de Pamplona -la simb√≥lica capital futura de la Euskal Herria unificada e independiente a la que aspira todo nacionalista- hizo p√ļblico un manifiesto, el d√≠a 24 de marzo, que fue interpretado un√°nimemente como una nueva reivindicaci√≥n de la incorporaci√≥n de Navarra a Euskadi. No en vano, en dicho manifiesto se afirmaba que ‚Äú Sin prisas pero sin pausas, construir esa Mesa de Soluci√≥n es un objetivo que debe de construirse desde la no exclusi√≥n ni pol√≠tica ni territorial y el respeto a los derechos pol√≠ticos y civiles de todas las partes‚ÄĚ; emplazando a los Estados espa√Īol y franc√©s a ‚Äúasumir sus responsabilidades‚ÄĚ partiendo de la comprensi√≥n de que ‚Äúla partici√≥n y la negaci√≥n de la voz a Euskal Herria han fracasado‚ÄĚ . Acabar con las exclusiones y la partici√≥n, afirman con sus caracter√≠sticos eufemismos; lo cual pretende, por si alguien dudaba, la incorporaci√≥n de Navarra, bajo una f√≥rmula m√°s o menos suave, en la futura Euskal Herria que deber√° nacer al t√©rmino del largo y tortuoso proceso de paz iniciado con la declaraci√≥n de la llamada tregua de ETA. Tregua, s√≠; di√°logo, tambi√©n‚Ķ proceso, ¬Ņpara qu√©?; ¬Ņpero no se trataba de alcanzar √ļnicamente la paz? Entonces, ¬Ņqu√© requisitos debe reunir ‚Äúsu‚ÄĚ paz? Desde la cosmovisi√≥n m√≠tica del nacionalismo, √ļnicamente se alcanzar√° la paz cuando se haya conseguido superar la actual divisi√≥n territorial causada por la existencia de una Comunidad Foral Navarra no integrada con la de Euskadi y unos territorios vascos ‚Äúadministrados‚ÄĚ por Francia. Pero, ¬Ņc√≥mo conseguirlo en la actual coyuntura? Por medio de la ‚ÄúMesa de soluci√≥n‚ÄĚ, afirma Batasuna. Por su parte, para no ser menos y en coherencia con su, de momento, malogrado ‚Äúplan‚ÄĚ, el lehendakari Ibarretxe anunci√≥ que convocar√° una ‚ÄúMesa de partidos‚ÄĚ con el objetivo de ‚Äúnormalizar la situaci√≥n pol√≠tica vasca ‚ÄĚ para ‚Äúdespu√©s del verano‚ÄĚ. Ya tenemos dos mesas‚Ķ ¬Ņo ser√°n la misma? Pero, ya que hablamos de Navarra, ¬Ņse propondr√° otra Mesa espec√≠fica para Navarra o ser√° √ļnica para todos? Para empezar, pudieran ser dos y, despu√©s, ya se ver√≠a‚Ķ Y, ante semejantes ofertas, ¬Ņqu√© dicen los partidos pol√≠ticos navarros? Los dos que sustentan el actual Ejecutivo foral (Uni√≥n del Pueblo Navarro, UPN, y Convergencia de Dem√≥cratas de Navarra, CDN) ya han manifestado que no: se llame como se llame, y tenga el √°mbito territorial que tenga. Las formaciones nacionalistas (la coalici√≥n Nafarroa Bai integrada por PNV, EA y Aralar; y Batasuna por su parte), apoyan de momento sus respectivas propuestas. Izquierda Unida, bastante fuerte en Navarra, propone su propio plan; pero finalmente se tendr√° que sumar a la propuesta nacionalista resultante. Y ¬Ņel PSOE-PSN?: ‚Äúen principio no‚ÄĚ, ‚Äúm√°s adelante quiz√°s‚ÄĚ, ya veremos‚Ķ La clave est√°, por tanto, en la postura que adopte el PSOE. Pero para este partido la opci√≥n no es √ļnicamente estrat√©gica, sino t√°ctica. Por principios, y dado su electorado natural, se inclinar√≠a a no participar en mesa alguna. Pero el a√Īo pr√≥ximo tendr√°n lugar elecciones municipales y forales y, acaso una ‚Äúcoalici√≥n a la catalana‚ÄĚ podr√≠a desbancar al centroderecha de UPN-CDN. Y para cuajar tal coalici√≥n, el precio pudiera ser ¬°participar en una de las mesas!; por voluntad propia o mandato zapateril. Y ello a pesar incluso de que la inmensa mayor√≠a del electorado navarro prefiera una ‚Äúgran coalici√≥n‚ÄĚ de UPN-CDN y PSOE antes que ninguna otra posible. Pero esa hipot√©tica Mesa no tiene por qu√© plantear, groseramente, una mera incorporaci√≥n de Navarra a la Comunidad Aut√≥noma Vasca. En realidad, casi nadie lo propone ya; pues las comunidades Aut√≥noma Vasca y Foral de Navarra ser√≠an marcos territoriales ‚Äúya superados‚ÄĚ. Tendr√°n que imaginar otras f√≥rmulas m√°s apetecibles, presentables y ‚Äúpol√≠ticamente correctas‚ÄĚ: un ‚Äú√≥rgano com√ļn‚ÄĚ vasco-navarro, una ‚Äúcomunidad transfronteriza‚ÄĚ, etc. Cambiar√°n las denominaciones, las t√°cticas, los objetivos intermedios; incluso los t√©rminos. Pero el objetivo final de todos los nacionalismos vascos seguir√° siendo, por siempre jam√°s, el mismo: Euskal Herria unificada, euskald√ļn y, para Batasuna, no les olvidemos, socialista.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…

Libros amigos por Javier Horno

El hombre en busca de sentido (Víktor Frankl, 1905-1997)

El hombre en busca de sentido (V√≠ktor Frankl, 1905-1997) ¬† x Hay a√Īos en que el comienzo del verano no es la entrada a la Tierra Prometida. El calor nos coge desprevenidos. Para empezar las vacaciones tenemos que dejar el fardo del cansancio acumulado y recuperar el resuello. Y hay…

Desolvidar por Patxi Mendiburu

Defendamos nuestro pa√Īuelo rojo

¬† Un pa√Īuelo para Euskal Herria Algunos le llaman 'pa√Īuelo fallero', 'de hierbas' otros 'de Olentzero', los hay que prefieren 'de arrantzale' o de 'kashero', hay quien, simplemente, le llama 'servilleta' y alguno -en plan despectivo- 'pa√Īuelo de mocos', pero estoy convencido de que su implantaci√≥n en las fiestas de…
Publicidad

El ba√ļl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 14 de Febrero de 2006